Noticias | Críticas de Cine

'Verano 1993': El mejor cine español

Hay momentos antagónicos que ponen a prueba a una niña que ha perdido demasiado pronto a su madre
12-09-2017 08:40
0 votos
Una imagen de 'Verano 1993' Youtube

Una imagen de 'Verano 1993' Youtube

Merecía haberse estrenado en su día, el pasado 30 de junio, porque se trata de un producto excelente, probablemente el mejor del presente año del cine español, pero lo cierto es que ha llegado a las pantallas locales gracias a que ha sido elegida como la candidata de nuestro país a la nominación al Oscar de Hollywood a la mejor cinta en lengua extranjera.

No es fácil que logre ese honor, pero es evidente que estamos ante la candidata más firme a la estatuilla, que ha merecido importantes galardones en los festivales en los que se ha presentado, concretamente el premio a la mejor ópera prima en Berlín, el Especial del Jurado en el de Estambul y la Biznaga de Oro en el de Málaga.

Sorprendente, sensible y con unos códigos narrativos y de interpretación admirables, Verano 1993 provoca ya en sus primeros fotogramas un shock que emana de la increíble naturalidad de unos personajes no sólo llenos de vida, sino abiertos a una comunicación plena con el espectador. La directora Carla Simón se ha movido en su debut en la pantalla grande en unos espacios anímicos y geográficos que forman parte de su universo peculiar.

Hay que remontarse a títulos clásicos de nuestro cine, a El espíritu de la colmena (1973) y a El Sur (1983), ambas de Víctor Erice, y a Cría cuervos (1976), de Carlos Saura, para encontrar algo parecido en descripción del mundo íntimo de la infancia. Solo teniendo constancia de que la película contiene muchos elementos autobiográficos de la directora que fueron sumamente importantes en su experiencia personal puede entenderse el tema.

Verano 1993 bebe en las fuentes de una niñez que depara momentos de gran intensidad dramática pero que en ningún caso resta vitalidad ni rebasa las líneas que ponen en duda una credibilidad que se respira y que fluye de la tierna interpretación de las dos pequeñas, Laia Artigas y Paula Robles, es decir, Frida y Anna. A partir de estos factores asistimos a un proceso de identificación realmente asombroso. En la historia hay momentos antagónicos, unos delicados y otros tremendos que ponen a prueba a una niña que ha perdido demasiado pronto a su madre y que se siente incomprendida por quienes ahora tratan de darle su cariño

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook

De cine

Deja tu comentario
La actriz rompe su silencio sobre los abusos en Hollywood y apoya públicamente la campaña #MeToo [..]
Deja tu comentario
Una historia real de un joven tetraplégico que alargó su vida y se convirtió en un hito de [..]
Deja tu comentario
Los datos del estudio sobre la presencia de la mujer en la ficción muestran un desequilibrio [..]
Deja tu comentario
Rostros muy conocidos de la producción de HBO han sido dirigidos por Isabel Coixet o Amenábar [..]