Noticias | Planes

Planes

Possessions de época: un viaje al pasado

Raixa, Sa Granja o Els Calderers son fincas que nos muestran la vida en Mallorca hace ya varios siglos
21-03-2014 17:43
1 voto
Imagen del interior de Sa Granja. Sa Granja

Imagen del interior de Sa Granja. Sa Granja

Después de muchos años de reforma y todavía más dinero invertido, Raixa abre sus puertas de nuevo para enseñar a mallorquines y público en general una de las fincas emblemáticas de la isla. A partir de esta misma semana se podrá visitar los martes y jueves de 10 a 14 horas de forma gratuita. Sobre el resultado final de la rehabilitación hay opiniones muy dispares: hay quien está muy satisfecho y hay quien opina que no se ha sabido mantener el estilo mallorquín, como explica Fernando Schwartz en este artículo.

Dejando de lado el plano estético, lo que sí podremos encontrar en Raixa es el centro de interpretación de la Serra de Tramuntana. Ocupa dos plantas de la possessió e incluye paneles informativos y recursos audiovisuales para explicar al visitante la historia de la finca y de los municipios que forman parte de la Serra, declarada Patrimonio de la Unesco.

Pero Raixa no es la única finca que se ha reinventado para el disfrute de la sociedad, hay otras que también merece la pena que se visiten. Aquí van algunos ejemplos.

Els Calderers y Sa Granja son dos fincas en las que se ha querido preservar el carácter mallorquín y abrirlo al público. Ambas son antiguas 'possessions' reformadas en las que se ha tenido en cuenta hasta el más mínimo detalle para devolvernos al siglo XIX.

Sa Granja es una mansión que data del siglo XVII, situada en el municipio de Esporles, convertida en casa museo. "Hoy es una auténtica muestra viviente de las costumbres mallorquinas a través del tiempo", dicen en su página web. Y razón no les falta. Uno puede pasear por las dependencias señoriales de la casa y observar los muebles, tapicería y vestuario de época perfectamente conservados.

Por si fuera poco también hacen demostraciones de los oficios de la época: costureras, artesanos del vidrio, carpinteros y cocineras nos enseñan cómo se trabajaba siglos atrás.

Els Calderers, en Sant Joan, es otro de esos lugares en los que uno puede ver de cerca las tradiciones mallorquinas. En este predio del siglo XVIII no falta el taller del herrero, la cocina típica en la que se cocía pan por aquel entonces o la lavandería donde teñían nuestros antepasados.

Visitar estas possessions son un plan excelente para conocer mejor nuestra cultura y tradiciones.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook

Actualidad

La Alhambra desde el mirador de San Nicolás

Conoce las diez mejores puestas de sol de España

Hay lugares donde el ocaso se convierte en un momento muy especial que grabar en la retina

El 'glamping' es una buena opción para un verano diferente

Planes diferentes: ¡Este verano no hagas lo mismo de siempre!

Descubre cinco formas de pasar las vacaciones de una forma distinta e inolvidable a precios razonables

Llaüt en Peguera

5 playas de Mallorca con las que triunfarás en Instagram

Calas y arenales ideales para arrasar en la red de los amantes de la fotografía

Planes

Al Aire Libre

Encuentra los eventos de