Rutas y excursiones

Sa Costera

6 votos

Sóller - Illes Balears - Mallorca

La ruta que proponemos atraviesa un valle marcado por el agua y la piedra, el de Bàlitx, y nos descubre la costa de las maravillas, Sa Costera, con sus altos ricos y sus barrancos imposibles.
 

Ruta:
Mirador de les Barques; Bàlitx d’Amunt; Bàlitx d’Enmig; Bàlitx d’Avall; Coll de Biniamar; la Costera; Font del Verger; Coll de na Polla; Casas de Capapuig o Frapuig; Cala Tuent.
Nivel de dificultad:
Medio
Duración:
4 horas
Recomendaciones:
Si la excursión se realiza en época de calor, un chapuzón en Es Verger nos reportará nuevas sensaciones.

Aunque esta excursión se puede empezar desde Sóller o bien desde Fornalutx, por alguno de los numerosos caminos empedrados que existen, nosotros comenzaremos el itinerario en el mirador de les Barques, en el punto kilométrico 44,800 de la carretera de Sóller a Lluc. Restaurante y mirador se levantaron con motivo de la construcción de la carretera del Puig Major, a finales de los años cincuenta.

Antiguamente, a unos cien metros más arriba, existía una pequeña taberna llamada Miranda de ses Barques, en la que hacían parada aquellos que iban desde Sóller o Fornalutx en dirección a Bàlitx, Sa Costera y Cala Tuent. Delante del mirador, en dirección norte, arranca el camino que nos llevará por las tierras de Bàlitx.

Aconsejamos tomar el camino de herradura, empedrado en su primera parte, que sale justo a la derecha del camino de possessió. Nuestro camino, que no presenta ninguna dificultad de orientación, empieza con una corta subida y pronto gana en anchura. Avanzamos entre marjades y en pocos minutos desde la salida iniciamos un descenso para reencontrarnos con el camino de possessió de Bàlitx, justo antes del portillo en el que nace el camino de Montcaire. Mientras nos acercamos a las cases de Bàlitx d’Amunt observamos a nuestra derecha el bosque de Bàlitx, en la ladera del puig de la Bassa (820 metros).


Las casas de Bàlitx d’Amunt las dejamos a nuestra izquierda, a un centenar de metros. La primera referencia documental de Bàlitx data de 1232 y aparece en el Llibre del Repartiment como la alquería Baalichi. Las casas de esta possessió son una muestra representativa de la arquitectura popular de montaña.


Dejamos a la izquierda Bàlitx d’Amunt y franqueamos el portillo que encontramos a la derecha, por donde continúa el camino de carro. Pronto divisamos las casas de Bàlitx d’Enmig, en obras cuando se redactó esta ruta, y más a lo lejos, la zona de Bàlitx d’Avall –sin ver sus casas– y el coll de Biniamar. Pocos minutos después de atravesar el portillo el camino de carro gira a la izquierda, pero nosotros optamos por el viejo camino empedrado que baja directamente a las casas de Bàlitx d’Enmig. Pista y camino se reencontrarán justo antes de las cases. A la derecha del camino se halla la Font de Bàlitx, conjunto de gran interés arquitectónico.


Las casas de Bàlitx d’Enmig fueron abandonadas hace una treintena de años, aunque desde hace un tiempo su nuevo propietario trabaja en su recuperación. El portal exterior de medio punto, la tafona, el molí de sang, la clastra interior y los portales son algunos de sus elementos más destacables.

Proseguimos por el camino de carro. Por primera vez contemplamos las casas de Bàlitx d’Avall, y al fondo, el coll de Biniamar, la montaña de Montcaire (a su derecha) y la torre de na Seca (izquierda). Un poco más adelante encontramos un cruce de caminos. Recto con tendencia hacia la derecha, encontramos una pista para los coches, mientras que, hacia la izquierda, gira el camino de carro, más tradicional. Cogemos esta vía pero a los pocos metros, hacia la derecha, recuperamos el camino empedrado que nos conducirá directamente hasta Bàlitx d’Avall.


Las casas de Bàlitx d’Avall, que funcionan como agroturismo, destacan por su antigua torre fortificada y su capilla, que data del año 1749 y en la que se veneraba una Verge del Roser. Los naranjos y otros árboles frutales y frondosos, como los tilos y los olmos, y los animales, pastando o en los establos, son otros protagonistas de esta possessió rica y viva.

Próxima estación: coll de Biniamar. Para llegar a este accidente geográfico que separa la vall de Bàlitx de Sa Costera tendremos que salvar un acentuado desnivel: pasaremos de 150 metros de altitud a 407 en poco más de un kilómetro y medio. Para ello dejamos atrás Bàlitx d’Avall y cruzamos el torrente de na Mora, también llamado de Bàlitx y dels Llorers. Nuestro viejo camino, que recibe el nombre de na Cavallera, presenta tramos empedrados y va a la derecha de una pista reciente que más arriba lo hace desaparecer.

En unos treinta y cinco minutos desde que salimos de Bàlitx d’Avall llegamos al coll de Biniamar, donde podemos efectuar una parada para reponer fuerzas. Del coll parte, hacia la izquierda, el camino de la torre de na Seca, atalaya de señales de difícil acceso, construida entre los años 1584 y 1586, que se comunicaba con la torres vecinas, Picada, junto al Port de Sóller, y la des Forat de Cala Tuent.


La pista del coll de Biniamar desciende rápidamente por El Bosquet. Pronto nos sale por la izquierda un camino que conduce a las casas de la Costera, la possessió más alejada de la parroquia de Escorca. Nosotros proseguimos hacia la derecha, introduciéndonos en un paisaje de gran belleza, silencioso y salvaje, muy apreciado por los senderistas. El camí de Sa Costera, hoy protegido, estuvo en peligro a finales de la década de 1960, cuando A. Parietti pretendió unir Sóller y Sa Calobra a través de Bàlitx y Tuent mediante una carretera, proyecto que no llegó a completarse ya que sólo alcanzó Tuent.


El de Sa Costera es un camino de herradura que avanza entre una vegetación compuesta por carrizo, jaras y pinos. A diez minutos del cruce de las casas de Sa Costera pasamos por una corta bajada empedrada, conocida como Es Gravet, en referencia al desnivel del camino. Diez minutos más nos sitúan frente a la bifurcación que conduce a la font des Verger y Sa Fàbrica.

El sendero que baja hasta la font des Verger o de Sa Costera es estrecho y está invadido por la vegetación. El descenso es rápido y en poco más de diez minutos nos deja en la que es una de las fuentes más caudalosas de la Serra, cuyas aguas, desde hace poco, abastecen a Palma y Sóller. Antiguamente, fue utilizada para instalar una fábrica de hierro que cayó en ruina por falta de rentabilidad y de la que aún quedan restos. Ya en el siglo XX se construyó una central hidroeléctrica, Sa Fàbrica, que funcionó entre 1908 y 1962. El bosque del entorno concentra a un sinfín de insectos además de una variada avifauna.


Volvemos al camino de Sa Costera por el mismo sendero que utilizamos para bajar a Es Verger. Numerosos excursionistas cubren el Camí de Sa Costera durante todo el año, aunque es en verano cuando se multiplican, ya que muchos lo utilizan como vía de regreso después de bajar por el Torrent de Pareis. En dirección a Tuent, discurre a mediana altura entre los contrafuertes de tramuntana de la montaña de Montcaire y el mar.

Atravesaremos varios portillos sin barrera y tendremos que evitar algunas rocas situadas en medio del camino. Tras un descenso cruzamos un arroyo e iniciamos una breve subida. Por nuestra derecha sale un sendero estrecho que enlaza, después de una durísima subida, con las possesssions de Bini Gran y Bini Petit, por el paso del Ruc, fuera de nuestra ruta.


Unos cincuenta minutos después de partir del coll de Biniamar alcanzamos el coll de na Polla, cerrado por una pared. Después del pas de na Polla, nuestro camino, empedrado, desciende primero entre pinos y luego por un olivar. Pronto llegamos a las casas de Capapuig o Frapuig. Si volvemos la vista atrás veremos la altiva figura del Pa de Figa. Frente a las casas, cruzamos una pared y seguimos bajando por un camino viejo empedrado que en pocos minutos nos dejará frente a las primeras construcciones de Cala Tuent, una de las pocas playas de la Costa de Tramuntana.


 

Guía de excursionismo de Mallorca, por Gabriel Rodas.
Senderismo: Más de 50 excursiones en Mallorca

Galería de fotos

Mapa

Actualidad

La Alhambra desde el mirador de San Nicolás

Conoce las diez mejores puestas de sol de España

Hay lugares donde el ocaso se convierte en un momento muy especial que grabar en la retina

El 'glamping' es una buena opción para un verano diferente

Planes diferentes: ¡Este verano no hagas lo mismo de siempre!

Descubre cinco formas de pasar las vacaciones de una forma distinta e inolvidable a precios razonables

Llaüt en Peguera

5 playas de Mallorca con las que triunfarás en Instagram

Calas y arenales ideales para arrasar en la red de los amantes de la fotografía

Planes

Al Aire Libre

Encuentra los eventos de