Rutas y excursiones

Serra d'Albercutx

3 votos

Pollença - Illes Balears - Mallorca

Recorrer la Serra d’Albercutx es un gozo, en especial para la vista, que disfrutará con panorámicas sobre los paisajes de Formentor y la Bahía de Pollença. 

Texto y fotografías de Gabriel Rodas

Ruta:
Port de Pollença; Casas de Bóquer; Penyal Roig; El Morral; Coll de la Clo; Coll de la Creueta; Mirador d’en Parietti; Talaia d’Albercutx
Nivel de dificultad:
Medio
Duración:
4 horas
Recorrido: 
5.11km
Desnivel máximo:
501m


Recomendaciones: En algunos tramos no hay camino. Segmentos aéreos. No apta para excursionistas poco iniciados. Pensar en la combinación de vehículos.

Puntos de interés:

1.El Morral y Cala Bóquer. El morral es un sobresaliente acantilado que se alza majestuoso sobre Cala Bóquer y su valle. Lugar idóneo para un merecido descanso disfrutando de unas vistas inmejorables de parte de la Serra de Tramuntana
2.Mirador d'en Parietti. Es uno de los miradores más conocidos de Mallorca. Construido en 1961toma nombre del ingeniero que lo planeó. Desde él podremos observar el islote de El Colomer, con 112 metros de altura y a su lado El Pal.
3.Talaia D'Albercutx, en buen estado de conservación gracias a restauraciones vividas, data del sXVI. Su base es de unos 7 metros de diámetro y una altura de 8,5 metros, Se permite el acceso a la edificación

Itinerario, paso a paso:

El punto de partida de esta excursión se halla en la carretera de circunvalación que va del Port de Pollença a Formentor, en la tercera rotonda según venimos de Pollença. A la izquierda de la rotonda nace el Camí de Cala Bóquer  (39º 54’44.32’’N / 3º 5’3,29’’E), una vía ancha y cómoda que en suave pendiente nos llevará hasta las cercanas casas
de Bóquer, después de franquear una barrera con una puertecita en su lado izquierdo. El topónimo Bóquer proviene de Bocchor, importante poblado talayótico situado en El Pedret, al oeste de la possessió. Las casas, cuyo aspecto actual responde a las reformas realizadas a principios del siglo XX, están presididas por una torre que data del siglo XVII. Ligado al linaje Pujol, el predio fue adquirido a finales del XIX por Joan Capllonch, quien a su muerte lo traspasó a su hermano Miquel Capllonch y Rotger (1861-1935), afamado intérprete y compositor musical.

PASO DE ACCESO ENTRE LOS PEÑASCOS


Salimos de las casas por una pista encementada en sus primeros metros que sube en pendiente y que encontramos tras superar otra barrera. El camino se estrecha y se pega a una pared que nos sale por la derecha. La vegetación invade nuestra ruta. Avanzamos con los contrafuertes rocosos del Penyal Roig a la derecha –montaña que visitaremos– y el valle de Bóquer y la Serra del Cavall Bernat a la izquierda. En unos cinco minutos nos situamos en un paso ganado a las grandes peñas que cuenta con un banco de piedra. A la derecha de nuestro Camí de Cala Bóquer, muy cerca del paso entre los peñascos, nace otro sendero que asciende hacia una vía de acceso encajada entre dos grandes bloques de roca que hacen de boca de entrada a la fascinante Serra d’Albercutx (ver imagen). Nuestro nuevo camino tiene forma de vereda y asciende entre carrizo, mata y palmito, cuyas hojas siempre han sido muy preciadas para confeccionar cestas, sombreros o escobas. El sendero pasa junto a una pila. El palmito se hace más presente y dificulta el caminar. Salvamos una gran roca con la ayuda de las manos y nos aproximamos al paso. El acceso al paso hay que tomárselo con paciencia, porque existe un auténtico muro de vegetación que pone alguna dificultad. Conviene orientarse hacia la izquierda. Superamos el paso (39º 55’2,5’’N / 3º 5’9.01’’E), en unos veinte minutos desde las casas de Bóquer, y salimos del mismo arrimándonos a la izquierda otra vez, entre la vegetación, hacia el Penyal Roig.

Ya en la cresta, nos acercamos al muro que llega hasta la base de un diente rocoso, a la derecha. Desde la pared podemos disfrutar de las primeras vistas sobre la bahía de Pollença y conocer el camino recorrido desde que salimos de la rotonda, que queda a nuestros pies. Nos colocamos de espaldas al muro, para estudiar el siguiente tramo al
que nos enfrentamos, el más espectacular de este itinerario. Dejamos a la derecha el diente rocoso, en cuya base muere la pared seca semiderruida, y ponemos rumbo al collado que hay entre el inaccesible diente y el Penyal Roig (39º 55’12.78’’N / 3º 5’27,84’’E). Nuestra ruta seguirá todos los picos de la cresta en dirección nordeste, para luego llegar al Mirador d’en Parietti. La cima del Penyal Roig (215 m.), a la que llegaremos sin dificultad aunque sin camino definido, por el lomo rocoso de la montaña, está defendida por dos recintos de muralla prehistórica semiderruida. Desde la cumbre divisamos nuestro próximo objetivo, el espectacular Morral, que se alza imponente y majestuoso sobre el valle de Bóquer y su cala homónima. La Serra d’Albercutx toma su nombre de la possessió que se levanta al este de nuestro recorrido y también es conocida como Serra del Morral o dels Vidriers.

EL MORRAL


Camino del Morall, contemplamos a lo lejos la Talaia d’Albercutx y la carretera de Formentor. El Morral está rematado por un hito de vértice geodésico. Llegados a su cumbre nos tomamos un merecido descanso, alimentándonos del espectacular entorno, con la Serra del Cavall Bernat a nuestra izquierda y las bahías de Pollença y Alcúdia en la retaguardia. La Serra de Cornavaques, al igual que el Castell del Rei, refugio de buitres y leyendas, quedan a poniente. Descendemos hacia el este, en dirección al cercano collado, en busca de una vereda que se desmarca de la cresta y, con orientación este, se dirige al Coll de la Clo. En la vertiente opuesta del collado se eleva la Penya del Migdia, frecuentada por escaladores. Al norte de esta muralla de rocas encontraremos un paso (39º 55’38.36’’N / 3º 6’26,27’’E), marcado con fites, que accede a un pequeño collado, desde el cual nos dirigiremos al Coll de la Creueta. El Coll de la Creueta es punto de parada de todos los turistas que van hacia Formentor. Es fácil localizarlo, está bien señalizado y siempre hay coches y autocares aparcados junto a la carretera. En verano hay incluso chiringuitos. Una escalera de piedra conduce al Mirador d’en Parietti, uno de los lugares más famosos de Mallorca, observatorio que fue edificado en el año 1961 y que toma su nombre del ingeniero Antoni Parietti Coll (1899-1979), quien trazó la carretera de Formentor y proyectó el funicular del Puig Major, obra, ésta última, que no llegaría a realizar. Un monumento levantado en 1968 evoca su figura. Desde el balcón podremos admirar uno de los símbolos de esta costa agreste de Tramuntana, el pictórico islote de El Colomer, con una altura de 112 metros sobre el mar, y la elevación puntiaguda de El Pal.

LA TALAIA D’ALBERCUTX


En el Coll de la Creueta nace un camino asfaltado que sube a la Talaia d’Albercutx. Fue construido por presos represaliados del régimen franquista. El recorrido es de unos dos kilómetros que pueden cubrirse a pie en unos veinte minutos. Después de la segunda curva, hallamos un atajo. La Talaia d’Albercutx, restaurada y en buen estado de conservación, data de mediados del siglo XVI. El diámetro de la base es de unos siete metros y presenta una altura cerca a los 8,50 metros. Se puede acceder al primer piso y el terrado. En sus muros se puede leer: “Talaia d’Albercutx. Segle XVI. Donada al poble de Pollença per la família Capllonch 1984”. También podemos contemplar dibujos de aviones, ya que durante la Segunda Guerra Mundial fue utilizada como observatorio estratégico. Desde la atalaya disfrutamos de una panorámica sobre la playa de Formentor, la bahía de Pollença, la península de Formentor, el Cavall Bernat y la costa de Tramuntana. La Talaia ha sido defendida en las últimas décadas de algunos intentos de derribo: en los años 70, cuando se quiso instalar en su lugar una batería de cañones; y en 1983, cuando el Gobierno de entonces aprobó un decreto para expropiarla y colocar en su sitio una radio farola, proyecto que el ayuntamiento lo impidió. Desde el Coll de la Creueta parte un camino que nos llevaría a pie hasta el Port de Pollença, pasando por las abandonadas casas de Albercutx. En cualquier caso, el camino no siempre está abierto, lo cual puede suponer un problema.
 

Galería de fotos

Mapa

Actualidad

Zhangjiajie, las montañas que inspiraron 'Avatar'.

Las cinco montañas más impresionantes del mundo

No son el Everest, pero su forma, tamaño e insólito color las hacen ser las más especiales del planeta

La pista de hielo de Palma vuelve con la Navidad

La atracción de la plaza de España, situada junto a la Estación Intermodal, llega este año con la novedad de un tobogán de hielo

Los 10 pueblos con las vistas más bellas del mundo

Estas villas están situadas en la cima de una montaña o enclavados en un acantilado

Planes

Al Aire Libre

Encuentra los eventos de

Agenda de hoy