Rutas y excursiones

Sa Moleta de Pastoritx

2 votos

Valldemossa - Illes Balears - Mallorca

Las vistas sobre Valldemossa y el vall de Pastoritx son la recompensa a una subida que requiere atención al discurrir por un camino en ocasiones desdibujado. Una ruta poco transitada que transcurre por bosques y hermosos parajes.

Ruta (circular):
Urbanización Arxiduc (Valldemossa); Sa Moleta de Pastoritx; Urbanización Arxiduc (Valldemossa)
Nivel de dificultad:
Medio
Duración:
2 horas 30 minutos, aproximadamente
Recorrido:3.64km
Desnivel máximo:463m

Recomendaciones:
Evitar días de niebla.

Puntos de interés:

1.Vista panorámica sobre Sa Comuna de Valldemossa, Son Pacs, y al fondo, la Mola de Planícia
2.Sa Moleta de Pastoritx tiene 753 metros de altura. Desde la cumbre no se divisan grandes panorámicas, pero sí las montañas de Sa Font (966 metros) y Sa Rata (898 metros).
3.Casa de Neu de la Coma: de planta casi totalmente elíptica, se encuentra en buen estado de conservación. Aparece ya documentada desde el año 1723. Comparte espacio con un rancho de carboneros y un horno de cal.

Itinerario, paso a paso


Franqueamos una barrera. Si levantamos la vista a nuestra derecha, observaremos el objetivo de esta excursión, la moleta de Pastoritx.  Superamos un nuevo portillo y pasamos junto a un depósito de captación de agua para consumo
humano. Las casas de la Coma, las de l’Hort y Sa  Moleta de Pastoritx dominan la vista hacia levante. En unos minutos y tras cruzar una barrera más, llegamos a un cruce de caminos: a la derecha, continúa el camino de las casas de la Coma; a la izquierda, se mantiene el camino de la coma dels Cairats. Nuestro itinerario sigue por esta última vía, convertida en sus primeros metros en escombrera.

LA FUENTE DE NA RUPIT
Unos minutos después, con el torrente enmarcado entre marges a la izquierda, llegamos a la Font de na Rupit, situada en un pequeño llano rodeado de olivos. Hay quien califica a esta fuente de medicinal; lo que sí es cierto es que su fama se remonta a tiempos del rey Sancho. Hoy, lamentablemente, su brote de agua no está a la vista, desvirtuado completamente por un bloque de construcción en ruinas, un foco de infección lleno de suciedad y basuras.

Después de la fuente de na Rupit, seguimos por el camino de carro,  entre olivos, hacia el noreste, pero a poco más de cien metros hay que estar atentos, ya que deberemos girar por el camino que nos sale por la derecha. Este sendero asciende y describe varios giros para, más arriba, franquear un portillo. Ganamos altura entre pinos, olivos,  algarrobos y encinas. El camino llega a una bifurcación, donde encontramos un olivo solitario (39º 42’ 46,96’’N / 2º 38’ 21,90’’E); cogemos el camino de la izquierda. A unos cincuenta metros, a mano derecha, hay un sendero. Dejamos pues el camino principal. Unos árboles caídos pueden desorientarnos. Seguimos recto hasta encontrar unas marjades con unos escalones, tras los cuales el sendero vuelve a consolidarse.  

Nuestra ruta se aproxima a una gran pared seca que encierra un inmenso encinar que cubre toda la montaña extendiéndose por las faldas y cumbre de la moleta de Pastoritx; al otro lado se alza un horno de cal y una cabaña. Unos metros después, siempre con la pared a la derecha, nos salimos del camino para cruzar la pared, entre un olivo y una  encina, y enlazamos con un sendero que viene del horno de cal. Desde la pared giramos pues a la izquierda.  

EL BOSQUE DE SA MOLETA
Un rotlle de sitja cumple las funciones de mirador natural sobre el camino de la coma dels Cairats. Doscientos metros después cruzamos un nuevo portillo, ya inmersos en el bosque de encinas, y llegamos a un cruce de caminos: el sendero de la derecha, el que más pendiente tiene, es una senda de cazadores que a su vez se bifurca; nosotros  debemos seguir recto, mantiendo la altura, en busca de otro portillo que, sin embargo, dejaremos un poco más abajo, a la izquierda.

 Avanzamos por nuestro caminito, con ligera tendencia a la derecha. La dificultad de la subida va aumentando. Pasado un paso rocoso (39º 42’ 51,38’’N / 2º 38’ 44,77’’E), podremos disfrutar de una panorámica sobre Sa Comuna de Valldemossa, Son Pacs y, al fondo, la Mola de Planícia. Después de cruzar una pared seca derruida, tendremos que estar muy atentos y recurrir a los hitos, presentes en esta zona. Caminamos en dirección este-sudeste unos cien metros, hasta encontrar un camino ancho. Según el sentido de llegada, giramos a la derecha, ya que si lo hiciéramos a la izquierda llegaríamos a la Serra de Son Moragues.  

Nuestro camino pasa junto a un coll de tords (espacio estrecho entre dos árboles por donde suelen pasar los tordos al alba o al anochecer y donde los cazadores colocan sus trampas) y un poco después nos deja junto a una barraca y una era de carbonero. Rechazamos un camino que desciende y proseguimos el ascenso. Dos nuevos rotlles de sitja quedan a la izquierda. Doscientos metros más adelante, encontramos un gran abrevadero, un aljibe y una caseta para animales cuyo tejado ha sido recuperado recientemente. Las muestras de cultura popular de montaña son numerosas en estos parajes.

Situados en otro coll de tords, obtenemos las primeras vistas de la villa de Valldemossa. En este lugar hay una carbonera y una barraca bien conservada. A la izquierda podemos distiguir un hito que marca el camino por donde vendremos de bajada de la cima de la moleta de Pastoritx. Reanudamos la excursión. Un poco después, el camino se aferra a una gran peña. En este punto, si recorremos unos metros hacia la derecha, disfrutaremos de nuevas panorámicas de Valldemossa. El sendero salva un paso rocoso y la subida se acentúa, con tendencia a la derecha, hasta llegar a una carbonera que dejamos a la derecha. A partir de este punto la senda se orienta hacia la izquierda.

Después de un coll de tords y un último esfuerzo, coronamos Sa Moleta de Pastoritx (39º 42’ 28,37’’N / 2º 38’ 20,61’’E). En su cima, a 753 metros de altura, hay una montonera de piedras. Desde la cumbre no se obtienen
grandes panorámicas, pero se puede contemplar la possessió de Pastoritx, en la profundidad del valle, y justo enfrente, el comellar de Ses Sitges y las montañas de Sa Font (966 m), a la izquierda, y Sa Rata (898 m) a la derecha.
Iniciamos el regreso a Valldemossa. Desde la cima, mirando a las casas de Pastoritx, empezamos a caminar hacia la izquierda, hasta encontrar otro coll de tords que apunta a la possessió. De espaldas al coll de tords, bajamos por una senda que enlaza con el camino por el que subimos a la Moleta de Pastoritx, que ya conocemos. En concreto salimos a la altura de una carbonera y dos barracas, una de ellas bien conservada aunque desmontada. Según llegamos, torcemos a la derecha y regresamos a Valldemossa por el mismo camino por donde venimos.

LA CASA DE NEU DE LA COMA

En la Moleta de Pastoritx existe una casa de neu, la Casa de Neu de la Coma (39º 42’ 32’’ N; 02º 38’ 35’’ E). Se encuentra en un lugar de pendiente suave y comparte espacio con un rancho de carboneros y un horno de cal. Es
de planta casi elíptica y tiene una anchura de 4,80 metros, una longitud de 15 y una profundidad de 3 metros. Ya aparece documentada en el año 1723. Su estado de conservación es relativamente bueno. Sin duda, los elementos del mundo del carbón son abundantes en esta ruta. La producción de carbón vegetal se hacía durante los meses de primavera y verano. El ciclo de carbonear se hacía cuando el propietario o el amo de la possessió alquilaba al carbonero la parcela de bosque de donde debía sacar la leña y donde iba a edificar la sitja y la barraca. Este terreno tenía algunas cuarteradas de superficie y se llamaba ranxo. Los ranchos constaban de dos o tres barracas, ya que frecuentemente el carbonero trabajaba con toda su familia. Las barracas eran sencillas: con paredes de piedra seca y una cubierta cónica hecha de troncos delgados y carrizo. Los ranchos más importantes contaban con horno de pan.

Texto y fotos: Gabriel Rodas

Consulta más planes en Mallorca: atracciones | excursiones | playas

Galería de fotos

Mapa

Actualidad

El 'glamping' es una buena opción para un verano diferente

Planes diferentes: ¡Este verano no hagas lo mismo de siempre!

Descubre cinco formas de pasar las vacaciones de una forma distinta e inolvidable a precios razonables

Llaüt en Peguera

5 playas de Mallorca con las que triunfarás en Instagram

Calas y arenales ideales para arrasar en la red de los amantes de la fotografía

El Santuario de Ise, en Japón

Cinco lugares prohibidos que nunca podrás visitar

Descubre varios de los rincones más enigmáticos del mundo que no admiten la entrada de turistas

Planes

Al Aire Libre

Encuentra los eventos de