Rutas y excursiones

La Vall d’Alcanella y el camí de ses Figueroles

2 votos

Escorca - Illes Balears - Mallorca

El valle de Alcanella es un paraje por el que parece no pasar el tiempo. Accederemos a él a través del Camí de ses Figueroles, casi olvidado.
El silencio y la vegetación son los protagonistas de esta larga pero entretenida excursión.

Salimos del coll de la Batalla, en la carretera de Inca a Lluc. Situados de cara a la gasolinera, nos dirigimos hacia el camino que se encuentra a la derecha del restaurante. Se trata de un camino de carro con las características de una pista forestal que avanza hacia levante. En este primer tramo observamos encinas, pinos, matas y estepes llimonenques. Retrospectivamente podremos contemplar la cima del puig de Massanella. A la altura de un rotlle de sitja encontramos un cruce de caminos, a unos siete minutos de iniciar la excursión. Tomamos el camino de la izquierda, que ahora sube ligeramente. La pista forestal acaba pronto, en un coll de tords (espacio estrecho entre dos árboles por donde suelen pasar los tordos al alba o anochecer y donde los cazadores colocan sus trampas para atraparlos). Nuestra ruta continúa recto, en sentido a levante, por un sendero casi inexistente. Seguir el camino correcto no es tarea fácil. En realidad avanzamos entre rocas, hacia un portillo abierto en una pared seca, un lugar conocido como el pas d’en Bartomeu. Una pequeña construcción nos ayudará a encontrar dicho paso. Desde este punto se disfruta de una vista panorámica sobre el macizo del puig de Massanella y el valle de Lluc. Desde el pas d’en Bartomeu seguimos avanzando hacia la derecha, en dirección a la mola del puig del Castellot (680 m), el cual reconoceremos por su cima llana. Avanzados unos metros por la ladera de la montaña, sin ganar ni perder altura, decidimos ir ladera abajo, en busca del camí de ses Figueroles, un camino señalizado (con marcas verdes) que encontraremos en el coll de la Rota. Es un descenso rápido, entre rocas desnudas y algún árbol caído víctima de un rayo. El camino va consolidándose como un sendero de montaña.
ElcolldelaRota
Entre acebuches, matas, carrizo y estepa joana, llegamos a la pared del coll de la Rota, muy derruida. Este coll separa el puig del Castellot, que nos queda a la derecha, del puig de les Covasses, a la izquierda. Desde el coll de la Rota se puede visitar la casa de neu de ses Figueroles. Para ello tenemos que desviarnos momentáneamente del camino y dirigirnos hacia la derecha si nos situamos de espaldas al puig de Massanella. Siguiendo una pared seca a la derecha, hallaremos el depósito de nieve a cuatro o cinco minutos del coll, en un lugar lleno de vegetación.
Desde el coll de la Rota seguimos caminando, en bajada, hacia las casas de ses Figueroles. El sendero está poco marcado e invadido por la vegetación. En algunos tramos presenta restos de empedrado. El camino se aplana al llegar a la casita de la Rota, que presenta un estado de ruina total. Desde la casita de la Rota seguimos descendiendo entre algunos marges desmoronados para llegar a la marjada de la fuente de la Rota, un terreno que antiguamente se dedicó al cultivo. En las marjades, tres en total, aún se levantan algunos árboles frutales. Desde la fuente de la Rota nos soltamos en bajada hacia las casas de ses Figueroles, con el valle al fondo, entre nuestra posición y la sierra del Pas d’en Bisquerra. El camino, un auténtico sendero de herradura, conserva algunos tramos de trazado de gran belleza y otros muy deteriorados, con vegetación que a menudo dificulta el paso. El camino está protegido por un marge de sostenimiento. Unas curvas más abajo el camino entra en una zona muy sombría y húmeda, en la que se encuentra la fuente de la Mata. Unos metros después accedemos a las casas de ses Figueroles. Para llegar a ellas hay que franquear el torrente.
Las Casas deses Figueroles
La possessió de ses Figueroles ya aparece documentada en el año 1370. Las casas presentan un aspecto rústico y en los últimos años su estado de conservación se ha deteriorado mucho. La parra que se levantaba sobre la explanada empedrada ha desaparecido y el interior de la construcción se ha convertido en un nido de infección. La casa tiene un alzado de dos plantas y a la izquierda hay algunas estancias dedicadas a establos. También dispone de un pozo, muy profundo, y restos de lo que fue la pileta de la colada.
Desde ses Figueroles tenemos que dirigirnos ahora hacia las tierras de Alcanella. Para ello debemos ir hacia levante, hacia la base de la Capella Blava, a la izquierda cuando salimos de las casas. Caminamos entre antiguos campos de cultivo, hacia las encinas. Atravesamos el lecho del torrente de Alcanella o dels Picarols y franqueamos un portillo. Avanzamos unos metros hacia el sur y enlazamos con el camino que va de Alcanella a Binibona y Caimari, con una pequeña subida hacia la izquierda. Una pintada en una roca nos indica que por este camino también podemos ir al puig Tomir. Para dirigirnos hacia Alcanella giramos pues a la izquierda, según la posición de llegada. Nuestro camino, de herradura, con algunos tramos empedrados y escalones, sube por la ladera de la Capella Blava. A la izquierda tenemos el torrente de Alcanella. A medida que avanzamos, las casas de ses Figueroles nos ofrecen perspectivas diferentes. El carrizo, las zarzaparrillas y el brezo nos dificultan la marcha. La ladera redondeada del puig Tomir la vemos cada vez más cerca. A la izquierda podemos observar grandes bloques de rocas, posiblemente desprendidas de los precipicios superiores; a la derecha, en la cresta de la Capella Blava, otras rocas amenazan con caer al vacío; y a nuestras espaldas, cada vez más lejos, el puig de Massanella. El camino de Alcanella nos muestra rincones de difícil acceso, como el torrente de la Moleta, que desagua en el dels Picarols. Más adelante, iremos separándonos de los acantilados de la Capella Blava y llegaremos al portillo del camino de Alcanella para entrar en sus campos de cultivo llamados precisamente el Camp.
ElvalledeAlcanella
El puig Tomir y el puig del Boix rodean el valle de Alcanella. Nuestro camino está invadido por la estepa llimonenca. A la derecha tenemos el torrente y a la izquierda una suave ladera con piedras sueltas. Unos diez minutos después de franquear el portillo, el camino gira a la izquierda para acercarse a las casas de Alcanella, entre algarrobos, olivos y alguna higuera. Llegados a una pista, se nos presenta una encrucijada de caminos. El de la izquierda conduce a Menut y el puig Tomir. Nosotros giramos a la derecha, para superar una barrera por un botador de madera instalado recientemente. Un poco más adelante encontramos la rampa que se dirige a las casas de Alcanella, cerradas para el senderista. Nuestra ruta prosigue por el camino de la izquierda y utiliza de nuevo otro botador. Superado el botador, giramos a la izquierda, ya que si fuéramos hacia la derecha daríamos con la verja que circunda la possessió de Alcanella. Caminamos por s’Enrocador des Bosc, con la cima del puig des Boix a nuestra derecha. La vegetación arbórea escasea y el camino no deja de subir, aunque de un modo ligero. En unos veinte minutos desde las casas de Alcanella, llegamos a otro botador y tras franquearlo continuamos caminando hacia la izquierda, hasta encontrar una pista forestal. Un cartel de la conselleria de Medi Ambient nos advierte que estamos en una zona de repoblación forestal. En este punto la pista se divide. Giramos hacia la derecha. A los pocos metros, nuestro camino inicia un fuerte descenso hasta llegar a otra bifurcación. Seguimos recto y un poco más adelante salvamos una pronunciada pendiente que nos ofrece vistas sobre Miner Gran. Pasados unos minutos encontramos otra encrucijada de caminos. El nuestro gira hacia la derecha, ignorando el de la izquierda. A partir de ahora el camino siempre irá en descenso, por asfalto, primero en un constante zigzagueo, sin la presencia de árboles, y más abajo, a través de un frondoso bosque de pinos y encinas. Al salir del bosque avanzamos entre huertos y campos de cultivo. Llegados a la calle General Franco, nuestra excursión toca a su fin. Dejamos a un lado el torrente de Sant Miquel y, tras girar a la izquierda, llegamos a la carretera que conduce a Campanet. Según nuestra posición de llegada, Campanet se encuentra hacia la derecha, a unos cuatro kilómetros de distancia.

Guía de excursionismo de Mallorca, por Gabriel Rodas.
Senderismo: Más de 50 excursiones en Mallorca

Galería de fotos

Mapa

Actualidad

El 'glamping' es una buena opción para un verano diferente

Planes diferentes: ¡Este verano no hagas lo mismo de siempre!

Descubre cinco formas de pasar las vacaciones de una forma distinta e inolvidable a precios razonables

Llaüt en Peguera

5 playas de Mallorca con las que triunfarás en Instagram

Calas y arenales ideales para arrasar en la red de los amantes de la fotografía

El Santuario de Ise, en Japón

Cinco lugares prohibidos que nunca podrás visitar

Descubre varios de los rincones más enigmáticos del mundo que no admiten la entrada de turistas

Planes

Al Aire Libre

Encuentra los eventos de