Rutas y excursiones

El Puig Tomir

4 votos

Escorca - Illes Balears - Mallorca

El imponente Puig Tomir es una de las montañas más representativas de la Serra. Desde su cima, situada a 1.103 metros de altura, las vistas son espectaculares, sobre la región de Lluc, todo el sector norte de la Tramuntana, el cabo de Formentor y la


Ruta:
Carretera Lluc-Pollença, km. 17,400; Casas de Menut; Casas de Binifaldó; Coll del Pedregaret; Puig Tomir; Coll del Puig de Ca de Míner; Casas de Alcanella; Casas de Binifaldó; Casas de Menut; Carretera Lluc-Pollença, km. 17,400.

Nivel de dificultad:
Difícil

Duración:
5 horas

Recomendaciones:
No realizar este itinerario en días de niebla. Vestir pantalón largo, da igual que haga calor, para no padecer las rozaduras del càrritx camino de Alcanella.

Cerca de Lluc, a la altura del punto kilométrico 17,400 de la carretera que une Pollença con el Santuari (39ºN 49.789 / 002ºE 53.792), se encuentra la entrada a las possessions de Menut y Binifaldó. Viniendo de Lluc, el portillo de entrada lo encontraremos a la derecha. Las casas de Menut están muy cerca de la citada carretera, a menos de doscientos metros. Podemos observar dos construcciones. La de la izquierda está destinada a usos forestales; mientras que las casas se encuentran a la derecha del camino, detrás de dos portillos.

En el Llibre de Repartiment ya aparece la possessió de Menut como una alquería musulmana con la grafía Monut. Parte correspondió a la Orden del Temple, y el resto, a los hombres de Tortosa que intervinieron en la Conquesta. Franqueamos el portillo que queda más a la izquierda y avanzamos sobre el asfalto, por la carretera que nos llevará hasta las casas de Binifaldó. El entorno está salpicado por abundantes fuentes, encinas centenarias y chopos. En unos veinte minutos desde la carretera llegamos a las casas. Justo antes de llegar dejamos a la izquierda el camino viejo que comunicaba Lluc con Pollença. Las casas de Binifaldó funcionan hoy como centro de educación ambiental y están ubicadas a los pies del Puig Tomir.

Desde las casas de Binifaldó seguimos el itinerario sobre asfalto y trazamos las curvas que nos dejarán en el coll del Pedregaret, donde funciona una embotelladora. En este coll encontramos un importante cruce de caminos. Situados de frente a la entrada de la embotelladora, tenemos a nuestra derecha un portillo que no superaremos. Detrás del portillo nacen dos caminos, uno señalizado como GR que conduce a Lluc en 1 hora y 30 minutos y otro sin señalizar que baja hacia el bosc Gran y las casas de Alcanella y que será el camino por el que volveremos al finalizar la excursión. Nuestro itinerario continúa por la derecha de la barrera que da acceso a la embotelladora, donde se halla la font del Pedregaret. En la barrera comienza un sendero que bordea, por la parte derecha, la reja que rodea la planta.

El camino pronto gana altura y deja atrás el bosque para ascender por la parte derecha de una larga terrera. Subimos con cierta dificultad en algunos tramos debido al aluvión de rocas que padece este deslizadero. Desde su parte superior, y tras una mirada retrospectiva que nos muestra un panorama dominado por el macizo del Puig de Massanella, empezamos a dibujar pequeñas curvas hasta llegar a una zona tomada por el roquedal, donde encontraremos un paso que salvaremos con la ayuda de un cable y algunos escalones de hierro.

A partir de aquí, la ascensión es menos dura, y en pocos minutos llegamos a la antecumbre del Puig Tomir, con vistas de las dos bahías nororientales de la isla, la de Pollença y la de Alcúdia. Nuestro sendero sigue con tendencia a la izquierda y conduce, finalmente, a la cima del Puig Tomir (1.103 m.), ocupada por un vértice geodésico.

Desde la cumbre contemplamos, de norte a sur por levante, el Puig Gros de Ternelles, la península de Formentor, la bahía de Pollença, la Cuculla de Fartàritx, el Puig de Ca de Míner, el cap Pinar, la bahía de Alcúdia y el pla de Mallorca. De sur a norte, por poniente: el Puig de Massanella, el Puig Major, el Puig Roig, las casas de Mossa, el Puig Caragoler de Femenia y las casas de Muntanya, a nuestros pies.

La‘casadeneu’ del Puig Tomir
A unos doscientos metros hacia el este, observamos la casa de neu del Puig Tomir, a la que nos dirigimos sin camino definido pero sin dificultad. La casa de neu constituye un balcón natural sobre el cabo de Formentor y la bahía de Pollença.

Una yedra ocupa sus paramentos interiores. Sus dimensiones son de 11,50 metros de largo por 6,30 m de ancho, con una profundidad máxima de 8,20 m. La primera referencia de estas neveras data del año 1717. Desde la casa de neu, nuestro próximo objetivo es llegar, de bajada, al coll del Puig de Ca de Míner. Lo hacemos por un camino de neveros muy perdido que desciende por un terreno irregular.

Las fites y la proximidad del coll del Puig de Ca de Míner (ver fotografía) nos ayudarán a que no nos desorientemos. Llegamos al coll del Puig de Ca de Míner y cogemos la pista, empezando a caminar hacia la derecha, en descenso. En unos diez minutos nos situamos en el coll de l’Arena (39ºN 50 093 / 002ºE 56 439), donde encontramos una importante bifurcación.

Dejamos el camino de la izquierda, que conduce a las casas de Míner Gran, y proseguimos la excursión en dirección a Alcanella, por el camino de la derecha, que avanza por una zona repoblada de pinos y encinas. Superadas altas escaleras de madera, cogemos un viejo camino de herradura que no dejaremos hasta llegar a las casas de Alcanella. El carrizo y las matas nos entorpecen la marcha. Pasamos por un lugar llamado el clot del Càrritx, donde la vegetación es más rica, y un poco más adelante llegamos a un llano entre rocas conocido como el Camp Redó.

A medida que seguimos bajando, a la derecha del camino se va formando un torrente que confluirá con el de Alcanella. A nuestra derecha tenemos el contrafuerte del sur del Puig Tomir y a la izquierda el Puig del Boix, reconocible por su silueta cónica. Torrente y camino coinciden más abajo. Dos grandes encinas nos regalan su sombra, bienvenida en el caso de cubrir este itinerario en días calurosos.

Bosc Gran
Algunos minutos después el camino sale hacia la izquierda y nos deja, más abajo, junto a las paredes de las cercas de Alcanella, donde encontramos un botador de madera algo inestable (al hacerse esta guía). Dejamos las casas de Alcanella a la izquierda y franqueamos, por otro botador de madera, un portillo.

Situados en un camino de carro, pronto nos sale a la derecha, semioculto, pero marcado con hitos, el camino de regreso hacia Binifaldó y Menut. Un rotlle de sitja, cubierto en parte por la vegetación, nos servirá de referencia en este cruce (39ºN 49 183 / 002ºE 55 439). Este sendero atraviesa un portillo franqueado por sólo unos metros de pared y cruza la pista. Seguimos por el sendero y un poco más adelante llega de nuevo a la pista. Nos detenemos y observamos como nuestra senda, señalizada con fites, continúa frente a nosotros.

Cruzado el torrente, éste quedará a la derecha, y nuestro camino irá alcanzando más altura. Junto al sendero iremos encontrando rotlles de sitja de carbonero. El sendero que va de Alcanella al Bosc Gran presenta algunos tramos de suelo rocoso irregular. Después de un paso por el que salvamos una verja, el camino penetra en el Bosc Gran, con los pinos como protagonistas.

En pocos minutos enlazamos con la pista forestal que viene del coll Pelat, concretamente junto a un paso de hormigón con dos agujeros de drenaje del agua de la torrentera del coll del Pedregaret. Desde la pista forestal seguimos el itinerario hacia la derecha, subiendo entre encinas. Recorrido un buen número de curvas, nos situamos en el coll del Pedregaret, donde enlazamos, tras el portillo, con el camino asfaltado –ya conocido en este itinerario– que nos conducirá a las casas de Binifaldó y de Menut.
 

Guía de excursionismo de Mallorca, por Gabriel Rodas.
Senderismo: Más de 50 excursiones en Mallorca

Galería de fotos

Mapa

Actualidad

Tallín, un destino apetecible para el invierno.

Las mejores ciudades en las que pasar unas vacaciones en pleno invierno

Aún hay tiempo para una escapada con entrañables lugares nevados o temperaturas más agradables

Los 5 mejores planes para los que no esquían.

Escapada a la nieve: 5 buenos planes para los que no esquían

Ideas para disfrutar en pareja y familia de esta época del año en plena naturaleza

Visitar Londres en un fin de semana.

Qué ver en Londres en un fin de semana

La capital británica ofrece una variada y atractiva oferta cultural y turística para el visitante

Encuentra los eventos de