Rutas y excursiones

Vuelta a la Talaia de Cals Reis

2 votos

Alaró - Illes Balears - Mallorca

Este itinerario circunda la Talaia de Cals Reis y brinda bonitas imágenes de Orient y Alaró desde diversos ángulos. El pas de l’Escaleta y el pas de l’Estaló no ofrecen resistencia. La mitad de la excursión discurre entre espesos encinares.

Ruta:
Alaró (Los d’Amunt); Cases de les Artigues; Pas de l’Escaleta; Coll de les Tosses; Pas de l’Estaló; Cases del Rafal; Coll de la Galera; Cases de les Artigues; Alaró (Los d’Amunt).
Nivel de dificultad:
Fácil
Duración:
3 horas 45 minutos
Recomendaciones:
El pas de l’Escaleta puede dar problemas en días de lluvia. Reponer fuerzas en Orient es una opción. Desde el pas de l’Estaló se puede visitar el Freu.

La plaça de Los d’Amunt de Alaró, el lugar en el que según la tradición fueron quemados en el año 1285 los defensores del castillo de Alaró, Guillem Cabrit y Guillem Bassa, por orden del rey catalano-aragonés Alfons el Liberal, nos marca la salida de esta excursión. Para llegar a esta antigua barriada desde la plaza de la iglesia de Alaró, tenemos que coger la calle Xalet, girar a la izquierda por la calle del Mig, y al final de ésta torcer a la derecha, por la calle Coxeti.

Después de un tramo de vía sin espacio urbano, llegamos a las primeras casas del barrio de Los d’Amunt, dejamos a la izquierda la calle Bastida y giramos en la siguiente a la izquierda para acceder a la plaça de Cabrit i Bassa, donde encontraremos una capillita con una lápida en recuerdo de los dos súbditos del rey Jaume II.


Desde la plaza seguimos por la calle de Son Duran y llegamos a una placita con la calle de Son Rafalet a la derecha. Nos encontramos en el camino viejo de Alaró a Orient, que ya se encuentra documentado en 1310. En su primer tramo es un camino de carro asfaltado y deja a la izquierda el portillo de Can Corona. “Parleu bé”, nos piden desde las cases. Más adelante, después de un conjunto de cipreses, se levantan, a la derecha del camino, las casas de la Font del Jardí, con una voluminosa torre que acoge los restos de un molino de agua de origen musulmán. Continuamos avanzando, con el torrente de l’Estret a la derecha, también llamado torrent de les Artigues o de na Marranxa, y en pocos minutos llegamos a las casas de les Artigues. La mina de la font de la Vila o de les Artigues queda a nuestra izquierda, protegida con un candado. Su uso se remonta, al menos, a la época de los musulmanes, que le aplicaron la técnica de los qanats.


Desde las casas de les Artigues, que quedan a la izquierda, con un chalé más moderno a la derecha, seguimos el camino viejo de Orient. En unos minutos pasamos junto al portillo de madera de la casa de Can Paleta, que queda arriba, a la derecha. Cruzado el torrente, llegamos a la zona conocida como el Estret de Son Mallol. A la derecha podemos observar restos del camino empedrado.

La subida se acentúa y las curvas se suceden. No dejamos de ganar altura. Más arriba, se encuentra la caseta de Can Tòfol, con un rotlle de sitja. Desde ella podemos contemplar Ca na Magdalena, en las estribaciones sudorientales de la Talaia de Cals Reis, el penyal rojizo de les Tosses (734 m.) y a su derecha, el penyal de Can Llenderina (778 m.).

Después de Can Tòfol, tras una curva a la izquierda, llegamos al cruce con el camino de Ca na Magdalena. Seguimos por nuestra pista y pocos metros después de la bifurcación de Ca na Magdalena, encontramos una desviación a la izquierda, un sendero de herradura por el que tendremos que adentrarnos (39ºN 43.666/ 002ºE 46.487). Se trata del camino antiguo de Alaró a Orient y se adentra en el bosque.

En menos de diez minutos llegamos al pas de l’Escaleta, cuyo nombre proviene de los diez peldaños que escalan la pared, que cumplía las funciones de presa, con un agujero para el desagüe del agua de la torrentera.


Después del pas de l’Escaleta, mantenemos la misma dirección, hasta que subimos una pequeña rampa con piedras y nos situamos en el coll de les Tosses, con el puig homónimo a la derecha y la Talaia de Cals Reis a la izquierda. Seguimos hacia la izquierda y pronto se nos aparece ante nosotros la serra d’Alfàbia, el puig de l’Ofre y la serra de la Rateta.

El camino gana en anchura y nos ofrece espléndidas vistas sobre la vall d’Orient y sus campos de cultivo. Superado un portillo, el camino baja con tendencia hacia la derecha, dibujando sucesivas curvas. En pocos minutos llegamos a una importante bifurcación (39ºN 43.823 / 002º 45.695), junto a una gran encina. A la derecha sale el camino que lleva hasta Orient, detrás de una barrera metálica con escalerita verde. Seguimos nuestra ruta por el camino que hemos seguido hasta ahora, hacia el pas de l’Estaló.

Después del cruce que conduce a Orient, dejamos a la derecha un camino, y tras una curva a la izquierda, tenemos que desviarnos hacia la derecha, de subida, abandonando la pista. El camino no deja de subir hasta el pas de l’Estaló (39ºN 43.633 / 002ºE 45.403), una brecha semiartificial abierta en la muralla de rocas, donde nos despediremos de la vall d’Orient. Después del paso hay que prestar atención, pues existen dos caminos. El de la derecha se dirige a la zona de Coanegra y el Freu.

Nuestro itinerario prosigue por el camino de la izquierda. A los cinco minutos nuestro camino diseña una desviación a la derecha y avanza entre rocas, con tendencia hacia la izquierda. Hay presencia de fites. En pocos minutos llegamos a una pared transversal que nos indica el collet del Coster dels Garrovers (39ºN 43.476 / 002ºE 45.599). La Talaia de Cals Reis queda a la izquierda y la mola de Lluc, a la derecha.


Desde el coll bajamos por un bosque espeso, dejamos a la derecha el descenso a la vall de Coanegra y Santa Maria, y llegamos a las antiguas tierras de cultivo del Rafal. Nuestro camino se pega a una pared que queda a nuestra izquierda y tras torcer a la derecha nos presentamos en la parte trasera de las solitarias cases del Rafal. Su fachada principal se orienta hacia el sur, tiene dos plantas de alzado y conserva las ruinas de un molí de sang, es decir, movido por un animal.

Dejamos atrás las cases del Rafal y avanzamos por el mismo camino de llegada. Pasados un pozo y un portillo giramos a la derecha y enseguida llegamos a una explanada, donde deberemos torcer hacia la izquierda, por un camino con una pequeña pendiente, con marjades a la derecha. La subida nos deja en el coll de la Galera (686 m.), con un portillo desmontado recientemente.


Franqueamos un segundo portillo y empezamos a descender, obteniendo nuevas perspectivas, como la que tenemos de la mola del castell d’Alaró o, en una visión retrospectiva, del puig de la Galera. La bajada irá acentuándose y dejaremos a la derecha la penya de la Bastida y la Mola. Camino de las cases de les Artigues, a las que llegaremos después de un largo serpenteo a derecha e izquierda, observaremos algunos porxos de olivar.

Llegados a las cases de les Artigues y la font de la Vila nos encontraremos en un terreno ya conocido, por el que pasamos antes, al inicio de la excursión. Giraremos pues a la derecha y en pocos minutos llegaremos a Alaró por el barrio de Los d’Amunt.
 

Guía de excursionismo de Mallorca, por Gabriel Rodas.
Senderismo: Más de 50 excursiones en Mallorca

Galería de fotos

Mapa

Actualidad

Planes para el Día del Padre.

Ocho planes para celebrar el Día del Padre por todo lo alto

Si todavía no tienes plan, te proponemos una serie de ideas para aprovechar esta jornada la máximo

Planes para el Día del Padre.

Día del Padre: 5 planes originales para disfrutarlo en familia

Aprovecha la festividad del 19 de marzo para pasar una jornada con aquellos que más quieres

Planes para el Puente de marzo.

Cinco planes de última hora y baratos para el Puente de marzo

Los días festivos de la próxima semana son ideales para escaparse y disfrutar de nuevos destinos

Encuentra los eventos de